Martes 21 de noviembre del 2017

Mensaje Final III: Encuentro de Nuevas Generaciones - Guadalajara

 

¡Desatados para desatar! ¡Quiero ser luz! ¡Salgamos a prisa con nuestros talentos, al encuentro de la vida! un camino recorrido que nos hizo llegar a una estación más en el trayecto de las nuevas generaciones: ¡Valora, aprovecha, agradece!

Al comienzo del año de la juventud, con el aroma aún fresco del III Congreso Latinoamericano de Nuevas Generaciones, en camino hacia el Sínodo de los Obispos; pero también aún con los gemidos de tantos hermanos y hermanas que perdieron familia y patrimonio en los recientes sismos, el dolor de las víctimas de la violencia y el narcotráfico, la reacción de nuestra Madre Tierra ante el trato recibido…nos hemos reunido 28 congregaciones, en torno a la Palabra de Dios que nos congrega e ilumina, 133 hermanos y hermanas miembros de Nuevas Generaciones para orar, reflexionar, cantar, bailar, compartir y celebrar que DIOS ESTÁ VIVO y que nos llama a SER BENDICIÓN para el mundo.

Pero este mundo en el cual Dios nos llama a SER UNA BENDICIÓN, es complejo y muchas veces injusto por ello nos preguntamos ¿Cuáles son los horizontes en la formación de las NG? ¿Hacia dónde dirigir la mirada, el  esfuerzo, la pasión…? ¿Para qué formarnos? ¿Responde nuestra formación a las necesidades actuales? Y en reflexión común descubrimos que SOMOS LOS PROTAGONISTAS DE NUESTRA FORMACIÓN; que nuestros institutos son los medios para realizar el deseo de Dios que se encuentra con nuestro propio deseo y que la formación es una tarea de todos los días.

Al igual que María, queremos salir a prisa al encuentro de la vida, siendo conscientes de cada acción, desde la etapa formativa que ahora nos toca vivir, dando respuesta a una realidad que interpela, pero que también invita a no permanecer en la comodidad, sino a correr riesgos, a dejar seguridades, a ser buscadores, como Abraham, más allá del desierto y a mostrar al mundo la Buena Nueva del Salvador que da sentido a nuestra vida. Nos comprometemos a la búsqueda de diálogos evangélicos, a poner al servicio de los demás la originalidad de nuestra persona plasmada en la figura del barro frágil, sencillo y embellecido de los múltiples colores de carismas personales. 

Damos gracias a Dios por este día en que 28 carismas se encontraron y vibraron apasionados por Cristo Jesús y por su Reino, un domingo inolvidable que marca nuestra vida y la historia de la Vida Consagrada en Guadalajara. Agradecemos profundamente al equipo coordinador, por su tiempo y amor a este proyecto, a la CIRM Guadalajara por creer en nosotros y por su apoyo incondicional, al equipo de formadoras del Inter Religiosos de Guadalajara por su servicio discreto y efectivo, a la comunidad de Hermanas de los Pobres Siervas del Sagrado Corazón por su generosidad al brindar las instalaciones del Colegio Rafael Guízar;  al P. Pedro Reyes SJ por acompañarnos durante todo el día y ser parte de nuestro diálogo intergeneracional y a todas las personas que hicieron posible que se llevara a cabo el III Encuentro de Nuevas Generaciones de Vida Consagrada.

 

Guadalajara, Jal., 8 de Octubre 2017